Acercándonos a las Smart Cities

Las Smart Cities son ciudades que mediante la eficiencia operativa y sostenible integran las últimas innovaciones tecnológicas en las infraestructuras públicas para responder de manera eficaz a las necesidades de instituciones, empresas y ciudadanos, conformando así una estructura funcional desde todas las perspectivas territoriales: operativa, económica, sociocultural y medioambiental.

De este modo, considerando de manera global el concepto “Smart City”, es importante destacar que éste no sólo se refiere a la eficiencia en la gestión urbana de espacios y servicios (aunque el mayor volumen de investigación tecnológica se centre en este aspecto); sino que las mejoras tecnológicas se incorporan en general para el servicio de las necesidades de los ciudadanos. En este sentido, es importante el papel que deben jugar para el desarrollo de sociedades cada vez más atentas y solidarias con las personas con algún tipo de necesidad específica.

CONTEXTO

El nuevo paradigma económico mundial pone, desde hace tiempo, el foco de atención en la tecnología útil. Útil no solo en el resultado, sino en el proceso mismo: el derroche energético, la contaminación, la producción y el consumo irresponsables suponen un coste de oportunidad que sacrifica el aprovechamiento futuro, que compromete la eficiencia en pos de una eficacia efímera que a largo plazo resulta inconveniente para el sector económico y directamente pernicioso para el ecosistema y la humanidad, desde una perspectiva medioambiental y sociocultural. Este es, por tanto, uno de los factores de cambio que impulsan la implementación de las tecnologías en las ciudades.

Pero, además de la preocupación por la protección al medio ambiente y de la responsabilidad corporativa en un sentido más amplio, dentro de esta coyuntura general también son relevantes otros factores, tales como la adaptación de infraestructuras y servicios al envejecimiento demográfico y la aplicación de las nuevas tecnologías de conectividad a Internet y de otras formas de comunicación entre dispositivos electrónicos, siendo este último factor una variable intrínseca al modelo de ciudad inteligente.

Dentro de este panorama, cada vez más ciudades se interesan por incorporar en sus planes urbanísticos iniciativas relacionadas con el aprovechamiento de las de nuevas tecnologías de gestión y comunicación, y con proyectos de eficiencia energética y sostenibilidad. En esta dirección encontramos tanto grandes referentes mundiales en la materia como Tokio, París, Nueva York o Zúrich, con un largo recorrido en este ámbito; hasta iniciativas españolas en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Santander o Málaga.

paris-smart-city

La transformación de París en una Smart City, fuente: www.festivalarchittettura.it

Proyecto-Paris

Paris of 2050, Vincent Callebaut, fuente: Inhabitat

SITUACIÓN ACTUAL

Los proyectos de smart cities, que suscitan el interés tanto del sector privado como del sector público y para los que cada vez se ofrecen más plataformas de cooperación y acuerdos de colaboración, han superado holgadamente el punto inicial de explosión novedosa. Sobre esta línea de pensamiento se dirigen las indicaciones de Ignasi Vilajosana, fundador de Worldsending y ganador de los últimos premios de la Asociación de Jóvenes Empresarios Catalanes. Según el análisis del estado actual del sector que realiza este empresario en una entrevista para el diario catalán Ara, actualmente, a través de un desarrollo más planificado y responsable, se ha superado el boom de la inversión en investigación e innovación sin certidumbre de retorno. Hoy en día se ha consolidado la visión de las Smart Cities como un lugar común de optimización integrada de procesos de gestión, operatividad y control territoriales, por un lado, y como un hábitat cómodo y práctico para sus ciudadanos, por otro; con información relevante en tiempo real accesible digitalmente en todo momento. Así, las ciudades inteligentes se están convirtiendo progresivamente y con paso seguro en una realidad tangible.

ACTUACIONES DESDE LOS DIVERSOS ÁMBITOS

Diferentes soportes como congresos y conferencias, como la Smart City Amsterdan Conference o en nuestro país la Smart City Santander Conference (o próximamente el congreso mundial de Smart Cities en Barcelona, favorecen la coordinación multisectorial y encauzan la visión del sector. En estos eventos también se ofrecen propuestas en gestión y planificación territorial, tales como modelos de integración vertical y horizontal de servicios urbanos o herramientas de digitalización de la información ciudadana. Son igualmente importantes las propuestas energéticas basadas en el ahorro y la sustentabilidad.

En las administraciones cada vez se digitalizan más trámites y servicios, como en el Ayuntamiento de Logroño, cuya App de información ciudadana ha sido reconocida internacionalmente. Hay muchas empresas que llevan un largo recorrido en inversión e investigación tecnológica aplicable a los modelos de ciudades inteligentes, como el caso del gigante IBM o de la compañía Telefónica en nuestro país. Del mismo modo, cada vez más empresas ofrecen soluciones inteligentes para la eficacia de los procesos operativos de otras empresas y de la administración, especialmente en el campo de la conectividad global (IoT) y en la comunicación entre los dispositivos electrónicos (M2M). Algunas empresas de este perfil son la internacional y más importante, CISCO, o la catalana ya mencionada, Woldsending.

También es destacable el uso de sensores y el tratamiento automatizado de los datos que proporcionan. Así, el Cloudcomputing y el BigData ofrecen todo tipo de información relativa a las personas, a sus desplazamientos, a su manera de consumir… lo que resulta de gran interés desde diversas perspectivas como la seguridad ciudadana, el marketing o los servicios de transporte, por ejemplo.

Como en muchos otros casos, en materia de ciudades inteligentes, las Agrupaciones Empresariales de Innovación actúan como motor del desarrollo y del eventual progreso competitivo en el área. Un ejemplo nacional es la AEI de Smart-city, de la que Surgenia forma parte, entre otros centros, parques tecnológicos y empresas que trabajan en proyectos de aplicación tecnológica a los servicios urbanos y al día a día de las personas. Un ejemplo de ello es el hub barcelonés CARNET, que cuenta con un laboratorio creativo y ha desarrollado proyectos como la conversión de parkings en espacios intercambio con diferentes modalidades de transporte público o una app integrada en los vehículos para encontrar aparcamiento.

Parkfinder

Display de la aplicación móvil Parkfinder

UN SECTOR EN AUGE

Lo cierto es que cada vez el concepto “Smart City” nos resulta más y más familiar, aunque éste sigue en constante evolución incorporando nuevas tecnologías que ofrecen más y mejores funcionalidades; por eso, en Surgenia no dejamos de evaluar cuáles son los motores de esos cambios, y cuáles serán las necesidades futuras de los ciudadanos, que en este caso, funcionan como consumidores de las ciudades inteligentes.

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *