Consumo “inmediato”: salud y trabajo

O nos faltan horas o nos sobran actividades o necesitamos un mundo más pequeño… Hoy en día, la información se transmite instantáneamente, los mundos virtuales están ahí al alcance de sólo un clic…tenemos posibilidad de acceder de inmediato a tantas opciones que nos estamos acostumbrando a no esperar. A quererlo y quererlo ya. Y no es el discurso de un niño caprichoso. La prisa es un factor de cambio de nuestros hábitos y costumbres, por qué negarlo. Y de ella, surgen tendencias que poco a poco van cogiendo su sitio, no crean…

Las dos primeras, el Consumo Inmediato y Consumo Colaborativo . La cultura de la inmediatez es incompatible con tener un desván: puedo tener cosas ya (quién no conoce Wallapop?), probar, usarlas y disfrutarlas…y con la misma rapidez deshacerme de ellas. Para muchos, es un auténtico descubrimiento que da acceso a nuevas experiencias y sin el remordimiento de una inversión que luego no utilizamos (ah, ¡esos esquíes cogiendo polvo en el trastero!). El que prueba, repite.

Sin embargo, y a pesar de la vorágine de nuestras vidas, por ahora (y hasta nuevo aviso) seguimos necesitando tiempo para trabajar, desplazarnos, dormir… ¿y comer? No elegimos nuestros horarios y normalmente tampoco nuestro lugar de trabajo, que cada vez es más móvil y flexible, así que muchas veces al final paga el pato la hora de la comida (y sé perfectamente lo que digo), que se convierte casi en una molestia necesaria, o una necesidad molesta…Hace ya tiempo que alguien inventó como “remedio” a todo esto la comida rápida, pero también hace tiempo que todos descubrimos que una dieta diaria con esta comida es incompatible con la salud a medio plazo… ¿Comer rápido es comer lo que sea, o mal, o mucho?

La tercera tendencia a la que queremos referirnos es el Consumo Nómada, también conocido como on the go. Hace referencia a las posibilidades que nos encontramos, cada vez más, de tener a nuestra disposición productos alimenticios preparados y presentados para tomar en cualquier momento y en cualquier sitio, con comodidad. Pero la mencionada preocupación por nuestra salud hace que el sector cada vez más ofrezca mayores garantías sobre la calidad y seguridad de lo que comemos. Así, la salud ha pasado a ser un tema prioritario en nuestra sociedad y estos alimentos proporcionan una ración “racional”, adecuada, con los nutrientes necesarios y con menos proporción de todo aquello que le sobra a la comida tradicional. Embutidos convertidos en snacks, barritas energéticas, ensaladas ya aderezadas, …son buenos ejemplos de lo que comentamos.

Dentro de esta tendencia de consumo, podemos mencionar otra evidencia que refleja nuestra preocupación por comer sano, pero rápido. Aunque contamos con tiempo “suficiente” para no renunciar a una buena comida, no tenemos el necesario para cocinarla. O, como en el caso del que suscribe, ni la habilidad ni los conocimientos para prepararla.

Es así como surgen nichos de mercado para servicios de comida a domicilio de alta calidad, como el caso de numerosos restaurantes que diseñan sus platos pensando exclusivamente en enviarlos a domicilio o en entregarlos con autoservicio para rellenar tu propio “tupper”. Como ejemplo, tenemos el caso del hotel ibis Styles en A Coruña, que denomina bajo el concepto ‘Office food. Good food’ esta modalidad de cocina take-away, en este caso pensada para comer sano y bien en el puesto de trabajo. Así, el restaurante del hotel ofrecerá platos frescos, sanos y saludables, elaborados fundamentalmente con productos locales de calidad y en un atractivo packaging diseñado para llevar.

ibis-take-away

Imagen de platos para comer en la oficina de Ibis Styles

Y es que el factor “trabajo” es un agente principal de cambio, que está modificando nuestros hábitos (también el alimenticio) y que viene impulsado por una corriente nueva, donde el esfuerzo se relaciona con placer, significado y motivación; donde los límites entre la vida privada y profesional se desdibujan,y donde los espacios deben también acompañar esta transformación, ofreciendo opciones para concentrarnos, reunirnos, descansar y…comer.

Así que ahora sólo nos queda aprovechar de la mejor manera posible todo ese tiempo que hemos conseguido ahorrar…

Autor: Leandro Crespo, Gestión Interna en Surgenia

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *