El auge del sector cosmético en África

Desde el Observatorio de Tendencias de Surgenia, en nuestra constante monitorización del entorno, hemos identificado una tendencia en la industria de la cosmética: el auge de este mercado en un territorio que, hasta ahora, no captaba la atención de la mayor parte de fabricantes: África. Desgranamos las claves que motivan esta oportunidad de negocio y analizamos los datos de mercado que lo evidencian.

En los últimos meses, los fabricantes españoles de productos de belleza se han visto obligados a centrarse en el mercado internacional, debido a la saturación del mercado nacional. África se está convirtiendo en el mercado con mayor crecimiento de estos productos españoles, hasta el punto que ha desbancado a los principales países europeos como son Italia, Portugal y Francia.

Este crecimiento puede atribuirse a un cambio en las tendencias de consumo del público femenino africano, que tienen su origen en los siguientes factores:

La explosión de los “selfies”, blogs y otros contenidos visuales en las redes, que a su vez ha servido como detonante para la democratización de materiales, instrumentos y técnicas tradicionalmente empleados por profesionales.

La influencia de profesionales del sector y creadores de contenidos online.

– Los cambios socioeconómicos en mercados emergentes, tales como el crecimiento de la renta disponible, una mayor presencia en el mundo laboral entre la población femenina y el auge de los contenidos digitales.

– El reclamo comercial de valores añadidos del producto, por los que los consumidores están dispuestos a pagar más, como la elaboración respetuosa con el medio ambiente y la ética en la cadena de producción.

Tradicionalmente Sudáfrica ha sido el país africano que más ha consumido productos de cosmética. No obstante, su crecimiento se está estancando y son otros países africanos los que están experimentando un aumento. Aunque Sudáfrica presentó un crecimiento negativo en 2014, se sitúa a la cabeza en la importación de productos de este tipo, siendo sus importaciones un 147% más que el segundo país más importador, Marruecos.

Por otro lado, se encuentra Ghana, cuyas importaciones en el 2014 crecieron un 328,65%, por lo que pasó del decimocuarto puesto a ser el cuarto país más importador. Kenya y Etiopía son dos países que también han incrementado sus compras, siendo el crecimiento de un 93,44% y un 74,5% respectivamente. La mayoría de los demás países también ha incrementado las importaciones, aunque en menor medida.

La proximidad y los factores anteriormente analizados hacen del continente africano un mercado difícil de ignorar. Sin embargo, como todo mercado el africano también tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Los factores favorables para la entrada en este continente son la estabilización política en gran parte de la zona; los avances sociales ante la pobreza y las carencias en educación y sanidad; una población joven, entusiasta y cada vez mejor preparada para competir aplicando enfoques novedosos y soluciones únicas adaptadas al entorno. Por otra parte, no hay que olvidar que África todavía es un mercado pequeño (aunque en auge), que la corrupción sigue presente en muchos países y que puede ser necesario un socio local, cosas que representan dificultades para el comercio.

Desde Surgenia haremos seguimiento de esta tendencia, lo que permitirá profundizar en las nuevas actitudes de consumo para identificar oportunidades de negocio más allá de nuestras fronteras.

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *