Las claves del consumo alimentario en 2016

El Observatorio de Tendencias de Surgenia no deja de monitorizar el entorno, siempre en busca de nuevos indicios y tendencias emergentes con los que poder detectar nuevas oportunidades de negocio en el mercado.

ALIMENTOS SALUDABLES, MÁS SEGUROS Y A GOLPE DE CLICK

Paola Caballer, responsable del Observatorio de Tendencias de Surgenia, nos ofrece unas pinceladas de las claves más interesantes que marcarán el consumo alimentario este año, representando oportunidades de innovación para las empresas del sector.

Se trata de indicios importantes que revelan a las empresas el comportamiento de los mercados y factores de cambio que éstas pueden convertir en oportunidades de innovación para ampliar su negocio. Estos indicios se enmarcan en las macrotendencias definidas por el Observatorio de Tendencias de Surgenia en su último informe “Gastrotendencias 2: alimentación, turismo y diseño en la era de los millennials”. Siempre en busca de nuevos factores de cambio, el Observatorio ha identificado seis claves que tendrán protagonismo en 2016:

1.- ALIMENTOS NATURALMENTE SALUDABLES Este indicio está muy en la línea del universo de consumo de los Supersanos (detectado en Gastrotendencias 2), compuesto por personas que buscan cuidar su salud a través de un estilo de vida ligado al deporte y a una alimentación vigilada y controlada. En 2016 veremos como el mercado está cada vez más adaptado a estas nuevas exigencias y resultará más fácil encontrar productos naturales o tratados biológicamente para que mantengan sus propiedades nutricionales sin necesidad de aditivos. En este sentido, los últimos avances en tecnologías de los alimentos, otros de los parámetros recogidos como factor de cambio en Gastrotendencias 2, nos hablan de nuevos procesos ligados a la nanociencia, como la nanoencapsulación, que entre otros efectos podría permitir la liberación paulatina de aditivos funcionales o esencias de los alimentos.

2.- ALIMENTOS CON CONCIENCIA Los datos de CETELEM de 2015 reflejan que más de la mitad de la población ya consume teniendo en cuenta la sostenibilidad y la ecología. Esto puede que sólo nos resulte familiar si somos consumidores jóvenes. Pero ojo: según MAGRAMA (Mnisterio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) la mayor parte del gasto de 2015 lo realizaron personas de más de 65 años, de manera que este factor ya resulta relevante también para ellos, posiblemente por una mayor sensibilización con el crecimiento y desarrollo sostenible y compartido, motivada por estos últimos años de crisis; y por la búsqueda, de nuevo, de alimentos más saludables.

3.- ALIMENTOS PARA LA TERCERA EDAD Si tradicionalmente los ancianos no han ocupado un lugar relevante en el mercado de alimentos, el año 2016 puede representar un interesante punto de inflexión. No podemos perder de vista las previsiones a largo plazo de la EUROESTAT y el INE, que ya nos advierten de que el grueso de la población para las próximas décadas lo ocuparán nuestros mayores. Este envejecimiento de la población generará una demanda de nuevos productos y servicios, más y mejor adaptados a este público, desde el punto de vista funcional y ergonómico. Recién terminado el año 2015, el proyecto europeo PERFORMANCE ha permitido el desarrollo de platos preparados para personas mayores, utilizando para ello tecnología de impresión de comida en 3D, que ha hecho posible obtener alimentos saludables más fáciles de masticar y deglutir, permitiendo además diseñar dietas híper-personalizadas, en base a las necesidades de cada usuario. Son avances como éste los que harán posible que veamos muy pronto en el mercado una mayor variedad de oferta de productos específicos y adaptados a las personas mayores.

4.- LA ALIMENTACIÓN EN LOS HOGARES UNIFAMILIARES Por el envejecimiento paulatino de la población y por la aparición de modelos familiares como los “Living Apart-Together”, de los que se habla en Gastrotendencias 2, se observa un crecimiento en el número de hogares unifamiliares. En el primero de los casos, la mayor parte de estos hogares son representados por personas separadas y también por mayores de 65 años viudos, sobretodo mujeres. Este modelo de consumo unifamiliar se puede dar incluso en el caso de pisos compartidos, donde cada inquilino hace sus compras para sí mismo. En el segundo de los casos, nos encontramos con personas que tienen pareja pero no conviven juntos, por lo que se observa la mayor parte del tiempo un comportamiento de consumo de hogar unifamiliar, y un estilo de consumo algo más compulsivo y caprichoso cuando estas personas se reúnen en pareja, por ejomplo durante los fines de semana. La consecuencia directa es la demanda de formatos de producto más reducidos para evitar los desperdicios; y de platos preparados saludables, ya que la mencionada preocupación por la salud implica la voluntad de mantener una alimentación equilibrada, a pesar de que este target de consumidores se caracteriza por cierta pereza para elaborar comida en casa, especialmente cuando se trata de solteros más jóvenes.

5.- ALIMENTOS MÁS SEGUROS Asociadas también a los avances en el campo de la tecnología de los alimentos, los últimos años han mostrado interesantes innovaciones en el diseño de envases con tecnologías barrera y etiquetas inteligentes. Los próximos desarrollos en envases estarán relacionado con una mayor penetración de compuestos activos incorporados a la matriz plástica que permitirá prolongar la vida útil de los alimentos, protegiéndolos de factores externos, y salvaguardar las propiedades nutricionales. Pero lo más innovador serán las etiquetas inteligentes, que incorporarán nanochips donde se podrá almacenar información relativa a la trazabilidad del producto, garantizando una mayor transparencia en la información ofrecida al consumidor.

6.- ALIMENTOS A GOLPE DE CLIC Según un informe de Nielsen, en 2015 más de la mitad de los encuestados están dispuestos a comprar alimentos por Internet. Este dato reafirma las acciones emprendidas por supermercados nacionales que en los años recientes, se animaron a probar suerte en el entorno on-line con el lanzamiento de sus plataformas de compra digital (Dia, Eroski, o el Corte Inglés, uno de los pioneros). Así lo hizo también la plataforma de comercio digital más importante del mundo, Amazon, cuando se decidió a lanzar su propio supermercado online. Estos primeros pasos son sólo el principio de la revolución en la industria agroalimentaria, que poco a poco se asentará este año en nuestro país. Y es que comprar alimentos desde casa se hará algo cotidiano, incluso entre nuestros mayores, cada vez más familiarizados con las nuevas tecnologías y el comercio digital.

“En Surgenia, seguiremos durante 2016 monitorizando los cambios del entorno para identificar nuevas tendencias y ofrecer un asesoramiento a las empresas para diseñar productos más ajustados a los modelos de consumo emergentes”, concluye Paola Caballer.

About the Author

The Author has not yet added any info about himself

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *