X
+34 957 46 75 77 info@surgenia.es

Proyecto CONSERVAPESCA

Proyecto Conservapesca: productos innovadores procedentes de la pesca

Desarrollar una nueva gama de productos procedentes de la pesca mejorando su procesado, calidad, conservación y comercialización. Además, adaptándola a la realidad actual y a las tendencias de consumo a la sociedad.

Este proyecto ha formado parte de la convocatoria INNTERCONECTA de 2012. Han formado parte del consorcio las empresas Abelló Linde, AVTS, Citagro, DOMCA, SP Group y Bastila. Surgenia ha participado como Organismo de Investigación, junto con Andaltec, IAT, TEICA y Grupo Sens.

Productos novedosos – como hamburguesas, albóndigas y brochetas – que combinan el pescado con otros ingredientes y tecnologías para aumentar la vida útil del producto, potenciar el consumo en niños o personas reacias a consumir pescado, desarrollar productos fáciles de preparar y platos preparados más saludables, así como reducir el impacto medioambiental e innovar en envasado y formatos.
Hemos detectado y analizado las tendencias en consumo y diseño para definir a qué público dirigir los nuevos productos y con qué tipo de formato y packaging. Se han llevado a cabo sesiones de cocreación, con un equipo integrado por consumidores, profesionales del diseño y expertos del sector agroalimentario, para investigar los hábitos de consumo de los participantes, los criterios por los que eligen un producto u otro (precio, marca, formato), su conocimiento sobre la forma de conservación del pescado envasado y su percepción sobre la calidad del mismo. También se han analizado cuestiones como la desconfianza hacia algún tipo de envasado o forma de presentación de pescado y el conocimiento sobre su carácter saludable.

Para la fase de diseño, Surgenia ha creado un equipo integrado por expertos, consumidores y 4 estudios de diseño andaluces: Letra B (Sevilla), Gesto Comunicación (Huelva), RSC Estudio (Granada) y Fernando Fuentes Estudio de Diseño (Granada).

Impactos

  • Lanzamiento al mercado de nuevos productos 
  • Mejora en la calidad y conservación del pescado procesado 
  • Innovación en envases 
  • Incremento de la vida útil del producto
  • Mantener las propiedades organolépticas a lo largo del tiempo
  • Apertura de un nuevo nicho de mercado 
  • Productos más fáciles de preparar
  • Platos preparados más saludables 
  • Acercamiento a consumidores reacios hacia el consumo de pescado